Víctor Jerez: “vamos a convertir el deporte en arte”

Fotografía: Nacho Márquez

0
1169

Emoción y sentimiento, esfuerzo y sacrificio diario, lucha y superación, son algunos de los valores que Víctor Jerez intenta plasmar para la posteridad en sus retratos. Sin embargo, entre pincelada y pincelada, descubrimos que el secreto de su éxito precisamente es que este artista algecireño encarna estos valores que tanto admira en sus obras. Talentoso, humilde y muy trabajador, Víctor Jerez, orgulloso algecireño, no deja de pasear bien alto el nombre de esta ciudad por las esferas del deporte nacional e internacional.

Víctor Jerez, ‘el pintor de los deportistas’, nos recibe para contarnos el secreto de sus recientes éxitos. La intensa trayectoria de este joven artista algecireño, lejos de estancarse, promete seguir despuntado en lo más alto. En tan sólo unos años, ha pasado de trabajar en el Puerto de Algeciras a retratar a la élite del deporte nacional e internacional, en vivo y en directo. Modelo de esfuerzo y sacrificio diario, Víctor Jerez es sobre todo un ejemplo de que los sueños, si crees en ellos, se cumplen.

Algecireño de los pies a la cabeza, del barrio de Las Colinas ¿Cómo recuerdas tu infancia?

Tengo el recuerdo de una infancia muy feliz. Crecí en el barrio de Las Colinas, allí tengo a mis amigos y allí he montado mi estudio. He crecido como un pequeño más, haciendo deporte, jugando mucho al fútbol en la calle y sin ningún tipo de interés hacia la pintura por aquel entonces.

Y de profesión: estibador

Soy estibador en el Puerto de Algeciras. Comencé a los veintidós años y ahí sigo trabajando. Mi vida ha cambiado mucho en los últimos años así que ahora compagino mi profesión con mi vida artística.

Me puse a prueba para ver hasta dónde podía llegar

Precisamente, ¿cómo descubres tu faceta artística en la pintura?

Es curioso. La descubrí a través del cine, con carteles de películas de los años ochenta como Star Wars. Me llamó mucho la atención algunos carteles que eran pintados y entonces empecé a imitarlos. Cogí un lápiz y me puse a dibujar los carteles de las películas y a retratar a los actores. Ahí fue cuando me di cuenta que sabía pintar. Mi faceta como artista es totalmente autodidacta. Me ponía la banda sonora de la película que fuese, me metía en ese mundo mágico del cine, cogía un lápiz y me ponía a dibujar. Obviamente a través de muchas horas y horas de práctica, empecé a adquirir técnicas que me han llevado a poder hacer lo que estoy haciendo ahora mismo.

¿Cuándo se convierte este hobby en una posible carrera profesional?

Primero empecé poco a poco con los carteles de cine y se los mostré a una persona del Ayuntamiento de Algeciras. Decidimos exponerlos y fue tal el éxito que tuve que a partir de ahí me comenzaron a llegar muchos encargos de retratos. Soy una persona muy curiosa y aposté por mí mismo, me puse a prueba para ver hasta dónde podía llegar. Me pegaba horas y horas todos los días pintando e intentado nuevas técnicas, y fui descubriendo que cada vez lo hacía mejor. Así me construí mi fórmula particular: si iba mejorando cada día a través de mi dedicación, podría convertirlo en un posible futuro profesional.

Entonces das un salto importante pintando en directo en el Torneo Internacional de Polo de Sotogrande.

Ahí empieza la historia que se puede contar casi como un cuento de hadas. Después de mis inicios, de que descubro que sé pintar, o algo por el estilo, me doy cuenta que había que abarcar nuevos horizontes y sobre todo llamar la atención, porque si no te mueves nadie va a venir a llamar a tu puerta. Entonces decidí acercarme al polo, empecé a pintar allí en directo, me colé en las fiestas, y me ayudaron mucho. Hubo muchas personas que se portaron muy bien conmigo. Siempre iba pensando en que alguien me viese dentro de esos círculos, porque hay mucha variedad de personalidades, y así fue. En el tercer año hubo una persona que se fijó en mi y entonces cambió mi vida por completo.

Y terminas convirtiéndote en el ‘pintor de los deportistas’

Lo que está pasando ahora es increíble, todavía estoy en una nube. Esta persona que se fijó en mi se dedica al marketing, vio que hacia exposiciones de polo, de golf y demás y me dijo: “vas a ser el pintor de los deportistas, vas a ir a los mejores eventos internacionales y vamos a convertir el deporte en arte”. Y ya llevo tres años trabajando con ellos, con la asociación ‘Knowmads’, un gran equipo que me ayuda en todos los departamentos. Así empezamos a trabajar en mi sueño. Este año es el tercero que voy a pintar a los mejores tenistas del mundo en vivo y en directo. Estoy que no me lo termino de creer.

Si no te mueves nadie va a venir a llamar a tu puerta

¿Qué es ‘The Knowmads’?

‘The Knowmads’ es una sociedad sin ánimo de lucro que se creó entre varias personas y son las que me están catapultando hacia donde estoy yendo. Lo que hacemos es ayudarnos unos a otros, cada uno dentro de su sector.

¿En qué otros eventos deportivos has mostrado tu talento?

He pintado en dos Torneos Internacionales del Polo, estuve también en el golf pintando a Sergio García, he pintado a Sebastian Vettel, piloto de Fórmula 1. Estuve también en el abierto de Ginebra dando un salto a la esfera deportiva internacional. Para mí fue lo más. Nunca lo habría imaginado.

¿Por qué te fijas en el deporte como motivo de tus creaciones?

He jugado al fútbol y siempre me ha gustado mucho los valores que se transmiten en el deporte: la emoción, el sacrifico, el esfuerzo, la ilusión. Son muchas las emociones que mueven al deportista. Además, a día de hoy son figuras muy importantes a nivel social o mediático. Antiguamente se pintaba a los reyes y a los burgueses, y hoy en día a los deportistas, porque son de las personas más influyentes en nuestra sociedad. Así se me ocurrió centrarme en este sector.

Pero además, recientemente, has dado el salto a otras esferas. Por ejemplo, participaste en el concierto de Miguel Poveda en el Liceu de Barcelona, pintando en vivo para cantantes de primer nivel.

Esto también fue algo mágico. Coincidí con Miguel Poveda el verano pasado y pinté en directo para él en el concierto que dio en Algeiciras. Luego a finales de año colaboré con él, junto a Manuel Carrasco, Niña Pastori y otros artistas en un concierto benéfico contra el cáncer. Sacamos un cuadro a subasta de todos los artistas y firmado por cada uno de ellos con un motivo muy solidario. ¡Qué te voy a contar cuando me vi en el Liceu con todos esos artistazos! No sé cómo acabé allí. Estoy tocando otros sectores que también me encantan.


De toda tu colección de retratos, ¿con famoso te quedarías? Un trabajo que te haya hecho especial ilusión.

Hay muchos. Pero por ejemplo, el año pasado tuve la suerte de pintar a don Vicente del Bosque y me hizo una ilusión tremenda. Fue alucinante y lo mejor de todo es que hemos seguido con la relación, somos amigos y podemos chalar de cosas que él ha vivido y que para mí es algo mágico. Como he jugado el fútbol, para mi Vicente me transmitió mucho y me impresionó. Obviamente estar con Rafa Nadal o Novak Dokovic también es una auténtica pasada. También me hizo mucha ilusión pintar a Raúl González, a Florentino Pérez o a Carlos Moyá para su cumpleaños.

¿En qué estilo te sientes más cómodo? Porque igual te atreves con la acuarela que con el acrílico o el aerógrafo.

Me voy adaptando. Lo que marca mi técnica es el tiempo. Muchas veces hago acuarelas porque encajan mejor, o pinto con acrílico y también con el aerógrafo. Al final las acuarelas, que fue un recurso que empleaba mucho para hacer trabajos muy muy rápidos, se han convertido en populares.

Vicente me transmitió mucho y me impresionó

¿Cómo es la sensación de pintar en vivo y directo?

Es complicado, tengo que estar pendiente del marcador y controlar todos los tiempos. Tengo que controlar todo a la vez, tengo que mirar si coger una paleta más ancha, si usar más o menos agua, y todo va en relación a cómo vaya el partido. Se crea algo que nunca ha existido y los espectadores también están pendientes de si me va a dar tiempo o no. Es algo muy interesante, muy espontáneo porque empiezo con el partido y debo terminar con el partido. No sé cómo lo hago pero al final sale. Los cantantes siempre dicen que salen a cada concierto con los mismos nervios que el primer día; a mí me pasa igual, cando empiezo una pintura en vivo no sé lo que va a pasar, qué contratiempos me voy a encontrar.

¿En qué proyectos andas inmerso ahora mismo?

Acabo de renovar con Mutua Madrid Open y volveré a pintar en directo en las semifinales y finales del torneo de tenis. Además de una colección aparte que me han encargado en la que estoy trabajando ahora mismo. Hace unos meses también trabajé para la marca Porsche. Estuve en Puerto Banus pintando en directo el nuevo Porsche y salió todo genial. Fue algo que nunca me podía haber imaginado en la vida. Desde que trabajo con ‘The Knowmads’ se empiezan a abrir muchas puertas. Antes estaba todo muy limitado y podía tener un alcance de forma más local y comarcal, porque hace falta muchos contactos y un equipo muy grande para poder llegar a este tipo de eventos con una gran proyección.

Y en tan sólo tres años, te conviertes en el ‘pintor de los deportistas’ y subiendo. Un recorrido corto pero muy intenso.

Se puede decir que es así. A veces no me da tiempo a asimilar tantas cosas, va todo muy rápido. De repente estaba en mi estudio pintando y soñando y un año después estoy cumpliendo esos sueños en escenarios tan mediáticos. No lo he asimilado del todo todavía. No me da tiempo.

Son muchas las emociones que mueve al deportista

¿El futuro cómo se plantea?

Muy ilusionante. Hemos comprobado que este concepto del ‘pintor de los deportistas’ y la pintura en vivo funcionan, así que no paramos de recibir encargos y propuestas para introducirlos en todos los deportes. Nos planteamos estar en todos los deportes a un nivel potente. En un futuro me gustaría dedicarme al cien por cien a la pintura. Pintar a los mejores deportistas del mundo y lograr la mejor colección de retratos de la historia del deporte. Los deportistas me parecen personas muy influyentes y de manera positiva, porque representan y transmiten valores como el esfuerzo y la superación, como por ejemplo lo encarnan Rafa Nadal, Raúl González o Vicente del Bosque, y esto hay que dejarlo plasmado para la posteridad. Así que creo que este proyecto es muy bonito.

El apoyo de Algeciras ha sido importante. Especialmente el de tus compañeros de la estiba, que recientemente te han otorgado el reconocimiento de ‘Estibador de Oro’.

Allí en el Puerto me están tratando muy bien. Están muy orgullosos de mí y me dan mucho cariño. Me siento muy arropado. Me concedieron este trofeo por pasear el nombre del Puerto de Algeciras por todos los rincones de mundo, y para mí es un orgullo tremendo. Allí somos una gran familia. Me tratan tan bien que me da hasta vergüenza, porque tampoco creo que me merezca tanto, yo sólo me dedico a lo que me gusta.

¿Qué te parece la ciudad de Algeciras?

Algeciras para mi es todo, es mi tierra, la que me ha dado la vida y me ha visto crecer como persona y como artista. Me gusta su gente, su mar y obviamente su puerto.

Si tuviera que pintar la esencia y el alma de Algeciras en un cuadro, ¿cómo sería?

Sería una panorámica en la que apareciera un poco de todo, desde la Plaza Alta hasta el Rinconcillo y por supuesto el Puerto.

Algeciras me ha dado la vida

Un mensaje para los algecireños

A todo mis paisanos de Algeciras daros las gracias enormes por todo el cariño que me mostráis cada día a través de las Redes Sociales y en persona. Estoy muy orgulloso de ser algecireño y os tengo siempre en mi corazón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here