Juan José Cibaja Peña es un personaje peculiar. Probablemente si se cruzan con él por la calle no les dejará indiferente y no podrán evitar seguirlo con la mirada. Quizás lo que más llama la atención sea su pañuelo en la cabeza y su argolla, complementos que siempre le acompañan y que le hacen poseedor de su sobrenombre: Juanjo Argolla-Panuelo.

Nació en Ceuta, pero debido a motivos laborales de sus padres pronto se instalaría en Algeciras, ciudad que lo vio crecer y en la que aún hoy permanece.

Desde su juventud, Juanjo siempre ha sido un hombre soñador, un hombre enamorado de la vida, del amor y de una de sus grandes pasiones: la música.

Cuando tan sólo tenía cuatro años, sus padres, sin saberlo, le hicieron el regalo que marcaría su vida para siempre: una armónica Hohner con la que se introduciría y descubriría el mundo de la música, esa mezcla de sonidos y silencios mezclados armónicamente con los que expresar sentimientos, emociones, pensamientos e ideas. Un arte por descubrir y que desde ese momento siempre le ha acompañado.

Y es que, aunque Juanjo se dedica laboralmente a crear proyectos de desarrollo turísticos, carrera que estudió junto al Graduado Social y Ciencias del Trabajo, la música también forma diariamente parte de él; no sólo porque esté creando nuevos temas constantemente, siempre acompañado de su guitarra y con letras que él mismo compone, sino porque Juanjo siempre colabora, de buena gana y con una sonrisa amable, en todos los actos sociales y culturales que se le requiere, regalando su música y sus canciones dedicadas al amor, a la vida, a su tierra y a sus amigos, sólo a cambio de un buen aplauso.

Con su música, en forma de baladas escritas de su puño y letra, Juanjo intenta hacer llegar a quienes las escuchan parte de la felicidad que él constantemente busca y encuentra en las cosas, precisamente, más sencillas de la vida.

Un hombre que, según él, vive sin corazas. Así es como quiere verse y recordarse en el futuro, con el regusto de haber sido un hombre libre, soñador y aventurero. Un enamorado de la vida, del amor y de la música. Un ‘Don Quijote’ de estos tiempos.

Como dice la letra de su tema e intérprete favorito, Roberto Carlos “Eu quero apenas”, Juan José Cibaja Peña, Juanjo Argolla-Pañuelo para los amigos, quiere siempre llevar su canto a quien lo pudiera necesitar y tener un millón de amigos para así poder cantar más fuerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here